Acceder al contenido Noticias

Reducción de riesgo volcánico

primer plano de celdas fotovoltaicas Detalle de panel fotovoltaico

La Asociación Internacional de Volcanología Y Química del Interior de la Tierra (IAVCEI) y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) recomiendan tres acciones fundamentales para contribuir a la reducción del riesgo volcánico. Las dos primeras son científico-técnicas y la última es competencia de Protección Civil que a su vez es el usuario final de los resultados que se obtienen de las dos primeras acciones.

Elaboración de mapas de peligrosidad volcánica:

Estos mapas son de una gran utilidad para realizar una zonificación del territorio en función de la peligrosidad volcánica y sirven para realizar una mejor planificación del territorio (por ejemplo, evitar la construcción de infraestructuras de largo periodo como hospitales, autopistas, puertos, aeropuertos, etc. en zonas de alta peligrosidad volcánica).

Establecer un programa de vigilancia multidisciplinar:

Este tipo de programas contribuirá a mejorar y optimizar la sistemática para la detección de señales de alerta temprana sobre el fenómeno volcánico y debe caracterizarse por un seguimiento geofísico, geoquímico y geodésico de la actividad volcánica.

Elaboración de Planes de Emergencia:

Los planes de emergencia tiene la finalidad de concienciar a la población sobre el fenómeno volcánico con el objeto de minimizar la pérdida de vidas humanas durante las erupciones volcánicas.

Dentro de esta línea de investigación, la División de Medio Ambiente del ITER se centra especialmente en la materialización de la segunda de las acciones recomendadas por la IAVCEI y la UNESCO. Hasta 1997, la vigilancia volcánica en Canarias no disponía de un enfoque multidisciplinar y el ITER ha contribuido, con los apoyos de los Cabildos Insulares de Tenerife, La Palma y El Hierro a proporcionar ese enfoque multidisciplinar a la vigilancia volcánica y de esta forma fortalecer los esfuerzos a la reducción del riesgo volcánico en Canarias. Trabajos relacionados con esta línea de investigación los realiza no sólo en Canarias sino en otras regiones volcánicamente activas como Japón, Papua Nueva Guinea, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Cabo Verde, Italia, Ecuador y Azores.

Proyectos relacionados